blog

Protección UV: una necesidad diaria

En la actualidad, la prevención visual frente a las consecuencias de la radiación UV es un tema de agenda mundial. Sin embargo, sólo 1 de cada 5 lentes bloquea totalmente la radiación UV hasta 400 nanómetros (en adelante, nm). Esto significa que las otras 4 no bloquean la radiación ultravioleta, o lo hacen mínimamente. Esto implica un riesgo potencial de que la exposición al sol dañe los ojos y los párpados.

Existen dos mitos alrededor de la prevención en anteojos respecto a la radiación UV, citados a continuación.

Solo los anteojos de sol tienen protección UV.

Esto es FALSO. Los anteojos de receta (incoloros, de graduación) pueden poseer un filtro de protección UV.

La norma ISO 8980/3 puso como mínimo un filtro UV de 380nm, aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda un filtro UV de 400 nm con el fin bloquear los rayos UVA. Estos están asociados al daño de la piel a largo plazo tal como las arrugas, pero también se considera que desempeñan un papel en algunos tipos de cáncer.

TODOS nuestros tratamientos antirreflejos en cristales INCOLOROS (de receta) cumplen con la norma ISO 8930/3 y poseen un filtro UV380.

Tratamientos como el filtro de luz azul, o antirreflejos de reconocidas marcas como Crizal® o Duravision®, responden a la recomendación de la OMS, entregando filtros UV400, concluyendo que las lentes transparentes para gafas de uso diario ofrecen la misma protección UV que las gafas de sol de primera calidad.

Nuestro compromiso con la salud visual nos obliga a recomendar a todos nuestros lectores, a corroborar, en sus tratamientos antirreflejos, la protección UV desde los 380nm.

Todos los anteojos de sol tienen filtro UV.

Esto es completamente FALSO. Aquellos anteojos que se adquieren en la calle, o en ópticas no habilitadas por la Secretaría de Salud de la Nación, no sólo no protegen la vista, sino que pueden aumentar el daño frente a la exposición al sol. ¿Por qué?

Los anteojos oscuros crean un efecto de cámara oscura que dilata la pupila y, al carecer de filtros para rayos ultravioletas, terminan haciendo que la vista sea más afectada por la radiación. Al abrir los ojos, el ambiente oscuro produce dilatación de ambas pupilas, provocando mayor penetración de luz ultravioleta al interior del ojo.

Recomendamos la adquisición de anteojos de sol en ópticas habilitadas con certificados CE y UV, filtrando la radiación ultravioleta hasta los 400 nm.

Existen instrumentos para controlar los filtros de los anteojos, sean oscuros o incoloros. No todas las ópticas pueden poseerlos, pero las circunstancias y la conciencia social frente a la gravedad de la exposición al sol, obliga al rubro a elevar los estándares de calidad en todos los productos comercializados y controlar los filtros hasta en los tratamientos antirreflejos más básicos.

Fuente: Brillens, Carl Zeiss

Tenemos Tienda Online.
https://tienda.brillens.com.ar

Atención Online

WhatsApp PULSANDO EL LOGO abre directamente tu whatsapp o bien agregando nuestro número +549 11 3155 8668 y resolveremos tus inquietudes en el acto.

Related Posts